Muchas veces no le damos importancia al camino que hemos recorrido ni a lo mucho que hemos avanzado y preferimos quedarnos con lo que nos falta. Tampoco nos tomamos el tiempo para reconocer los triunfos intermedios ni las victorias tempranas, sino que nos quedamos, casi como una adicción, en todo lo que falta, gastando energía en buscar culpables y en echar culpas. Esto ocurre en la vida en general, pero también en asuntos regionales, en especial en los relacionados con los grandes proyectos de infraestructura estratégica.

No pretendo que estemos completamente felices cuando hay proyectos que han estado parados por años como la Mulaló-Loboguerrero y menos que nos olvidemos de lo que falta, como el cierre de la estructuración y financiación del dragado de profundización de Buenaventura, pero sí que reconozcamos y celebremos el camino recorrido y los proyectos que están en ejecución como la concesión 5G Nueva Malla vial del Valle que presenta un avance del 10%, con obras tan importantes como la prolongación de la Av. Ciudad de Cali hasta Jamundí.

Es un hecho que este tipo de proyectos tardan para ser una realidad y requieren fases de prefactibilidad y factibilidad, por lo que por años hablamos de ellos y solo después de mucho tiempo vemos su ejecución. Esto sin contar con las complejidades propias de nuestra normatividad que históricamente han hecho que tarden mucho más que en otros países, como por ejemplo el licenciamiento ambiental, las consultas o constantes cambios en la reglamentación.

Sin embargo, es importante ver con algo de perspectiva lo que ha pasado en la historia reciente de nuestra región. En los últimos 8 años, de 10 proyectos priorizados el Tren de Cercanías, el Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón y la vía Pasto - Popayán han pasado de fases de prefactibilidad a factibilidad y ya están listos para aprobación y apertura de licitación. Así mismo, varios proyectos como la doble calzada Buga- Buenaventura, la Vía 4G Santander de Quilichao - Popayán y la Nueva Malla Vial están hoy en ejecución, generando empleos directos e indirectos.

Esto ha sido el resultado del trabajo colaborativo, riguroso y preciso entre la Gobernación, alcaldías, Bloque Parlamentario, gremios y ProPacífico. Sin duda falta mucho y son muchas las ‘peleas’ que aún debemos dar, pero lo claro es que nuestra región tiene dos grandes proyectos en ejecución que traerán no solo competitividad, sino empleo y activación económica. También importante resaltar que hoy, a diferencia de hace algunos años, tenemos proyectos listos para competir por recursos del Gobierno Nacional como el Tren de Cercanías y esto es un paso gigante que hace que veamos con ilusión el futuro.

Debemos seguir trabajando de manera conjunta para lograr recursos para nuestra región, sin olvidarnos del camino recorrido ni de lo que hemos logrado hasta hoy. Esto debe sacarnos una sonrisa de satisfacción y nos obliga a seguir trabajando por el desarrollo de nuestro Valle del Cauca sin señalamientos y sí con mucho trabajo conjunto.

Tomado de elpaís.com

En el foro “El MIO como eje estructurante de la movilidad en Cali” se dieron cita actores clave en el funcionamiento del Sistema de Transporte Masivo de la ciudad con el propósito de motivar una construcción colectiva de soluciones en torno a los retos de la movilidad urbana en Cali y el fortalecimiento y recuperación del Sistema de Transporte MIO. 

La sostenibilidad financiera, cobertura, costos de operación, integración tarifaria, beneficios sociales del transporte público y el transporte informal, entre otros, son algunos de los temas que inciden en las dificultades del MIO y que se discutieron en el foro. 

Después de una breve introducción a cargo de María Isabel Ulloa, directora ejecutiva de ProPacífico y Luis Fernando Pérez presidente de la Cámara de Comercio de Cali, donde señalaron lo clave que es el servicio de transporte para los ciudadanos. Alcalde de Cali Alejandro Eder compartió la visión de la administración respecto a la movilidad en Cali y la importancia del SITM-MIO. 

En su intervención el alcalde resaltó que el fortalecimiento del MIO es clave, por eso vienen avanzando en el fortalecimiento de fuentes de financiación existentes como las infracciones de tránsito, la construcción de la Estación Central, la integración de las guales con el MIO y la expansión del servicio del Masivo a Acopi en Yumbo y Jamundí, con el fin de reducir los costos de viaje de los ciudadanos que se desplacen desde Cali a estas zonas.  

Seguidamente, Juan Manuel Guzmán, subsecretario de Servicios de Movilidad resaltó la importancia de contar con una movilidad sostenible en la que el uso del transporte público sea predominante sobre el vehículo privado o la moto, afirmando que esto requiere del fortalecimiento del MIO.  

Por su parte Álvaro Rengifo, presidente de Metrocali, presentó el plan de recuperación planteado desde la entidad, el cual contempla la implementación del SITP, un Sistema Integrado de Transporte Público que estará conformado por el SITM-MIO como eje estructurante y otros Sistemas de Transporte Complementario, como el Transporte Público Colectivo.  

“La liberación de componentes de inversión de capital de la tarifa, incrementar la demanda reduciendo la competencia y propender por la tronco alimentación, son parte de las acciones que estamos planteando desde la entidad, pero es un plan que requiere un pacto por el transporte público con la participación de diversos actores”, manifestó el presidente de Metrocali.  

Sumando perspectivas a la conversación, en un panel moderado por la directora ejecutiva de ProPacífico, María Isabel Ulloa, expresaron sus puntos de vista el gerente de Blanco y Negro, Eduardo Bellini, el gerente de Coomoepal, Ramiro Jurado, el director del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de los Andes, Juan Pablo Bocarejo y la oficial senior de inversiones del IFC para América Latina, Anais Julienne. 

El gerente de Blanco y Negro manifestó la importancia del MIO para la ciudad y la voluntad de que este se integre con el Transporte Público Colectivo para mejorar la eficiencia del sistema y brindar un mejor servicio al ciudadano. Por su parte Ramiro Jurado, gerente de Coomoepal señalo que el fortalecimiento de del MIO es clave para la ciudad pero que solo veía posible una complementariedad si los equipos del TPC eran adquiridos por el Estado, señalando que no veía posible una integración operacional, administrativo y tarifaria 

Seguidamente, Juan Pablo Bocarejo de la Universidad de los Andes fue enfático en que los beneficios de los sistemas de transporte no se pueden analizar únicamente desde la perspectiva financiera, sino que deben considerar todos los beneficios amplios que tienen para las ciudades y Anais Julienne del IFC resaltó los mecanismos de financiación disponibles para la implementación de estrategias que le apuntes a la sostenibilidad del sistema, trabajo que vienen adelantando con la alcaldía de Cali.  

Finalmente, la directora ejecutiva de ProPacífico María Isabel Ulloa resaltó que para la recuperación del MIO “necesitamos una voluntad política clara desde la administración y más allá de eso, es necesario convertirlo en una política pública de ciudad. Esto implica tener un plan más amplio que sea liderado desde la Secretaría de Movilidad de Cali.” 

El llamado final es a hacer un esfuerzo mancomunado entre múltiples actores, avanzar hacia la integración y multimodalidad y tener un plan de varios niveles para enfrentar la complejidad en la viabilidad del sistema.  

Video foro “El MIO como eje estructurante de la movilidad en Cali”

  

Y llegaron los 100 días de los gobiernos locales. Un período corto para hacer cambios estructurales, pero suficiente para medir el desempeño de los mandatarios. Ser servidor público no es fácil y para ser bueno se requiere de habilidades técnicas, conocimiento de lo público -así muchos crean que con el discurso es suficiente- y conciencia de que los ciudadanos los elegimos para responder a nuestras necesidades y anhelos.

Estos 100 días en la región han estado marcados por una gobernadora y un alcalde de Cali trabajando juntos y en equipo con otros mandatarios. La verdad, esta articulación genera optimismo porque ya es suficiente con las pugnas en el ambiente político nacional. Adicionalmente, llevábamos varios años en los que nuestros gobernantes parecían más enemigos que coequiperos en la búsqueda de soluciones, sobre todo en una región como la nuestra que pide a gritos reconciliarse.

Si hablamos de articulación, la COP 16 y el Tren de Cercanías son solo algunos de los frentes dignos de mencionar y sobre los que se debe seguir trabajando. En el caso de la COP para que sea el mejor evento y le saquemos el mejor provecho como región, y en el del tren para que no perdamos de vista que para alcanzar el sueño aún nos quedan pasos decisivos ante el Gobierno Nacional. No quiero dejar de mencionar a Mi Cali Bella, campaña con la que se busca cambiarle la cara a la ciudad y recuperar el sentido cívico y de pertenencia.

Son varias las gestiones individuales para destacar. Arranco con la gobernación y su programa ‘Valle Emplea’, que busca ofrecer oportunidades de formación técnica que respondan a las necesidades del mercado laboral a más de 2000 jóvenes, para que alcancen una empleabilidad real.

Por otro lado, está la seguridad. Nuestra región se encuentra en una escalada de violencia organizada que no se veía desde hace varios años y que no da señales de tregua. Es evidente el trabajo de la gobernación y los intentos por impulsar una respuesta más rápida, pero cada vez queda más claro que se requiere con urgencia una acción integral por parte del Gobierno Nacional.

A la Alcaldía de Cali se le debe reconocer los avances en temas de movilidad y orden, incluidas las mejoras sustanciales del MÍO, con un aumento de flota en circulación (570 buses promedio día hábil comparado con 530 buses el año anterior), lo que impacta en calidad y aumento en los pasajeros movilizados. Falta mucho por hacer en el MÍO para asegurar su sostenibilidad a mediano plazo, pero sin duda se ve a una administración enfocada en que el sistema avance en su recuperación y sea el eje estructurante de la movilidad.

La seguridad también es un reto municipal, pero se debe reconocer la reducción en homicidios en el primer trimestre del año y más importante aún, que la ciudadanía se siente un poco más segura, con mayor presencia de la Policía en las calles.

Sin duda, la oportunidad de mejora más grande está en los temas sociales por su lento comienzo. Es fundamental que los comedores funcionen bien, resaltando todo lo bueno del modelo, pero corrigiendo errores que quienes han estado cerca del proceso conocen. Es necesario tener atención urgente a la primera infancia y saber dónde están los más de 45.000 niños elegibles de atención que, de acuerdo con el sistema de información de nuestra alianza el Mejor Lugar para CreSer, no se sabe quién los atiende.

Estos 100 días son el comienzo donde hay cosas para resaltar, pero se debe tener claro que el camino es largo. Falta mucho por hacer y seguir construyendo. A los ciudadanos nos corresponde vigilar y exigir, pero también rodear a los mandatarios que hasta el momento nos están dando ejemplo de trabajo en equipo.

Tomado de elpais.com.co

2021 ProPacífico · Todos los derechos reservados